Ni el aficionado madridista ms optimista esperaba una exhibicin de tal calibre como la que protagoniz su equipo en la primera parte. Los blancos llegaron a ganar por 25 puntos (54-29) y redujeron a cenizas al Olympiacos con un despliegue colosal de juego colectivo. Fue un bloque sin fisuras, compactado por toneladas de generosidad, sacrificio, ayudas y acierto (12/16 t2 y 9/13 t3), Y cuando este ltimo desapareci tras el descanso (1/7 t3), supo sufrir con la entereza de un campen y no se descompuso ante el brutal arren de los griegos.

Facu y el Chacho sacan la escuadra y el cartabn

Todo empez, como casi siempre, en la generacin de juego. Magistral Campazzo, que en la primera parte llevaba tantas asistencias (6) como todo el Olympiacos. Acab con 3 puntos, 9 asistencias… y 15 de valoracin. Y sublime Sergio Rodrguez, encontrando siempre el pase preciso y sacando su mueca a pasear. La produccin de ambos fue un man para sus compaeros, que volaron en ataque.

El Real Madrid echar de menos a Hezonja

El baln, sobre todo en la primera parte, siempre acab en manos del jugador ms liberado para el tiro. Por all siempre anduvo Hezonja, clave en el despegue blanco con 3/3 triples. Le va a echar de menos el Madrid la prxima campaa. Debi atarle mucho antes. Tambin estuvo fino Musa, mximo anotador del Madrid (20 puntos) y clave con ocho puntos seguidos en el tercer cuarto cuando Olympiacos ms apretaba. Y hasta Yabusele. Todos sobrados de confianza y acierto.

La vieja guardia deja huella con su calidad

Siempre aparecen cuando su equipo ms le necesita, y esta vez no fue una excepcin. Sergio Rodrguez despleg su magia. Metrnomo en la direccin, dej una asistencia por detrs de la espalda a Musa para abrochar el triunfo para el recuerdo. Rudy Fernndez sac toda su garra defensiva y fue una delicia verle tirarse al suelo, a sus 39 aos, para intentar robar un baln imposible. Un gesto de los que contagian a sus compaeros. Y Llull estuvo esplndido en la segunda parte, con un triple y dos entradas providenciales cuando el Olympiacos ms se acercaba.

EFE

Tavares mete miedo y personific la agresividad blanca

El gigante madridista acab con 9 puntos, 4 rebotes y 3 rebotes. Puede parecer poca cosa para lo que l acostumbra a aportar, pero la estadstica no muestra las veces que los jugadores del Olympiacos pasaron de largo por la zona al detectar su presencia. Ni la reticencia de las torres rivales a encarar el aro en su presencia. El Madrid acab con 7 tapones, muestra de su voracidad defensiva y su ambicin. Porque para bloquear un tiro lo primero es querer hacerlo y lo segundo creer que puedes lograrlo.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *