Despus de una tormenta perfecta, el Real Madrid se vio exigido para alcanzar la final de la Euroliga, la tercera consecutiva. Ms por los precedentes del Olympiacos y su carcter irreductible que por apreturas en el marcador. Los blancos llegaron a ganar por 25 puntos (54-29) en una maravillosa primera parte, pero se encontraron apurados con el 77-69 de mitad del ltimo cuarto. Con la templanza del campen, Musa (20 puntos) y Hezonja (12) aparecieron para mantener la calma y alimentar el sueo de la Duodcima y la posibilidad de revalidar el ttulo por primera vez desde 1968. Slo lo podra impedir el Panathinaikos, rival este domingo por el cetro continental.

Ficha tcnica

  • 87 – Real Madrid (28+28+15+16): Campazzo (3), Hezonja (12), Musa (20), Ndiaye (-), Tavares (9), -quinteto inicial-, Poirier (11), Rudy Fernndez (-), Causeur (4), Llull (9), Sergio Rodrguez (8), y Abalde (-), y Yabusele (11).
  • 76 – Olympiacos (10+27+21+18): Canaan (7), Walkup (4), Papanikolau (3), Peters (23), Fall (2), -quinteto inicial-, Petrusev (5), McKissic (17), Bradzeikis (), Wright (-), Milutinov (-), Williams-Goss (15).
  • rbitros: Sreten Radovic (Croacia), Damir Javor (Eslovenia) y Emin Mogulkoc (Turqua). Excluyeron por cinco faltas personales a Tavares (min.37).
  • Incidencias: Segunda semifinal de la Final a Cuatro de la Euroliga disputado en el Uber Arena de Berln. El partido comenz con 15 minutos de retraso con respecto a la hora prevista inicialmente por problemas en los accesos de los aficionados al pabelln durante la primera semifinal entre el Panathinaikos y el Fenerbahce, que provocaron que esta tambin empezase 28 minutos ms tarde.

El Madrid lo bord hasta el descanso gracias a su bestial acierto en el triple (9/13) y a su dominio en el rebote (19-6). Hasta el intermedio se jug a lo que quisieron los blancos. Pero en la reanudacin el partido dio un giro copernicano que puso en peligro su xito. El Olympiacos se hizo con el dominio de los tableros y del ritmo y, apoyado en un fantstico Peters (14 de sus 23 puntos en el tercer acto), encendi las alarmas de los madridistas, que tuvieron nervios de acero y el cerebro de Campazzo y Sergio Rodrguez en el tramo decisivo.

No sucedi como en la final de 2013, cuando finalizaron el primer cuarto 27-10 para terminar perdiendo. Esta vez, se fueron 28-10 despus de un inicio soado. Por fuera con los triples de Hezonja y Musa, por dentro con Tavares, al mando con Campazzo, con el titular Ndiaye, como en la final de Kaunas, ayudando atrs… Imposible encontrar una fisura al planteamiento de Mateo y al juego de los suyos. Acabaron el primer cuarto con 6/8 desde el arco. La valoracin, a veces engaosa, mostraba la realidad: 42-1.

El Olympiacos, el equipo ms duro de Europa, estaba siendo reducido a escombros y las rotaciones abrieron ms la herida: funcionaba el do Chacho-Poirier, Yabusele participaba en la fiesta triplista y Causeur tena protagonismo, como siempre en esta cita. Los griegos cogieron un rebote en el segundo acto y se fueron al descanso con seis. Imposible mandar as. Se vieron 25 abajo (54-29) y su aficin, muda.

La crecida griega

Dos triples de McKissic redujeron algo la distancia al descanso (56-37) anticipando la crecida del Olympiacos. El rebote y los triples cambiaron de bando y Peters entr en trance con 14 puntos en el tercer periodo, 10 de ellos del tirn. Musa respondi con ocho seguidos. No bastaba. Los griegos venan. Llull y Yabusele anotaron triples en momentos delicados, pero ahora era Williams-Goss, un ex, el que amenazaba.

La renta se qued en ocho (77-69) y al Madrid se le haca eterno el partido. Hezonja sali al rescate y una prdida, dos tiros libres fallados por Fall y una falta en ataque de McKissic las castig Musa, que aprovech un baln suelto despus de que Campazo se lanzara a por l y una asistencia de fantasa de Sergio para colgarse y sentenciar (85-73). La presencia de los dos bases al mismo tiempo dio poso. El Madrid haba contenido al Olympiacos, el equipo que siempre vuelve. Luchar por la Duodcima, la segunda consecutiva y la cuarta en 10 ediciones. Le espera de nuevo la leyenda.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *