El azar deparó que la primera ronda de Rafael Nadal en el Mutua Madrid Open sea con Darwin Blanch, el más joven del cuadro y uno de los invitados del cuadro bajo su condición de tenista de IMG, la multinacional dueña del torneo de la capital de España. Está en la lista de representados de Juan Acuña, el mismo que lleva las riendas de la carrera de la rusa Mirra Andreeva.

Nunca había habido tanta diferencia de edad en un partido de categoría Masters 1000 entre los rivales. Los 16 años del estadounidense contrastan con los 37 de Nadal.

A él le gusta jugar con estos jugadores y en grandes estadios. Ya tuvo la experiencia de hacerlo en la central del Miami Open y eso le ayudará“, explica en MARCA Fran Penalva, técnico de la prestigiosa Ferrero Tennis Academy de Villena y que cumple su tercera campaña al lado de la promesa del tenis americano.

Darwin estaba en la Rafa Nadal Academy de Manacor hasta que recibió una llamada de su hermano mayor Ulisés para que se juntara con él en centro de Villena. Allí entrena habitualmente con Carlos Alcaraz, doble campeón de un grande y número tres mundial. “Está acostumbrado al ritmo de bola de los mejores en los entrenamientos, pero los partidos son otra cosa”, continúa su entrenador.

Alcaraz y Blanch coincidieron el lunes, después del sorteo, en las pistas de entrenamiento de la Caja Mágica. Y empezaron a hablar del histórico cruce generacional con la leyenda de la ‘Armada’.

El aviso de Cobolli

Darwin se había enterado de que le tocó con Nadal mientras calentaba en el gimnasio. Él primero que se acercó para informarle fue Flavio Cobolli, precisamente víctima del balear la semana pasada en el torneo Godó. Con el italiano entrena este martes, dos días antes del debut. “Ya nos han informado que va a ser el jueves”, cuenta su preparador, que destaca el carácter extrovertido de su pupilo.

Con tres hermanas, todos ellos tenistas, Ulisés, Dali y Krystal, Darwin ha vivido en diferentes partes del mundo porque su padre Ernesto, natural de Huesca, era un alto directo de Coca Cola. Desde Tailandia, hasta Argentina, con parada en Taiwán. Es por eso que el tenista habla castellano, inglés, tailandés y chino .

El estadounidense se dio a conocer alcanzando el año pasado las semifinales del junior de Roland Garros y Wimbledon. En el US Open incluso llegó a entrenar con el número uno Novak Djokovic antes de su semifinal con Ben Shelton.

Con Shelton tiene una espectacular semejanza hasta el punto de que los aficionados le confunden con él en los torneos. “Le paran pensando que es Ben y cuando les dice que no es él no se lo creen hasta que les enseña la acreditación. El segundo tenista más precoz en sumar un punto ATP, en un ITF en la Ferrero Tennis Academy, tiene muchas anécdotas.

No se creen que no es Shelton hasta que enseña la acreditación

Fran Penalva

Recuerda especialmente la que le sucedió en una lavandería de Londres: “Era de noche y estábamos tranquilamente lavando la ropa cuando entro un hombre y le dijo: ‘¿Darwin, me puedo hacer una foto contigo?“, relata Penalva.

La apuesta con Cascales

Blanch es el 1.028 del ranking ATP con 12 puntos. Sin embargo, a pesar de estar ya entre los profesionales de la raqueta, sigue comiendo en el comedor de los juniors en la Ferrero Tennis Academy y no en el restaurante. Existe una apuesta con Antonio Cascales, que para comer en el restaurante tiene que tener un mínimo de 15 puntos.

El yanqui sobrevive a un entorno de madridistas como Juan Carlos Ferrero, Alcaraz y el citado Cascales. Darwin no esconde sus colores y es el del Barça. El jueves se cruza con Nadal, el más blanco del circuito.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *