Mercedes tiene un problema y no es de pilotos, sino de coche. El W15 es un monoplaza inconsistente e impredecible cuando cambia la temperatura o el viento. Pasa de ser segundo con Hamilton en el Sprint de China a caer como 18 en la calificacin tres horas ms tarde. No es un buen reclamo para un piloto que quiera aspirar a ganar un Mundial con el coche de la estrella, el cuarto en prestaciones de la actual parrilla y muy encimado por Aston Martin, que va mejorando.

Sin embargo. el CEO de Mercedes, Toto Wolff, en lugar de analizar lo que les pasa, prefiere hablar del casting de pilotos que ha organizado para sustituir la baja de Hamilton, que se marcha a Ferrari en 2025. De nuevo alaba a Max Verstappen y sus cualidades, para intentar seducir al mejor de la parrilla (junto a Alonso y Sainz) de la actual parrilla. Si el holands tuviese alguna intencin de dejar Red Bull y despreciar el ttulo de 2025, que parece tambin en su mano viendo el coche que tienen ahora, Toto no necesitara de loas en las televisiones.

Espera que Max no slo considera el coche

Wolff habl este fin de semana sobe el asunto de su nuevo piloto. “Hay muchos factores que influyen en la incorporacin de un piloto. Claramente, cuando lo miras desde el punto de vista ms racional, puedes decir ‘ese es el coche ms rpido en manos del ms rpido’. Pero no creo que sta sea la nica razn por la que te quedas donde ests. Creo que para, digamos, mentes simples, esa podra ser la nica razn por la que te quedas en un coche y eso es todo, pero tal vez haya ms profundidad para algunas personas que tambin consideran otros factores. Creo que Max tiene eso”, dice con la esperanza de que le entre un ataque de orgullo y crea que puede ser campen con Mercedes de inmediato, cosa que sabe que ni l puede hacer.

“En ese sentido, podemos convencerlo? No creo que sea una cuestin de convencer. Creo que Max conoce el automovilismo mejor que nadie y tomar las decisiones que considere buenas para l. Creo que algunos factores influyen, pero l es el que puede provocar que caigan ms piezas de domin despus. Todo el mundo est esperando lo que va a hacer”, dice, aunque no est nada convencido de que cambie de aires, al menos para 2025.

Las no conversaciones

“Hay conversaciones con muchos pilotos que exploran nuevas oportunidades, as que eso no es sorprendente. En cuanto a Max, no estamos en el punto en el que hubiramos discutido aos o esas cosas. Si yo fuera Max, me quedara en Red Bull en 2025, pero no soy Max. Es el coche ms rpido, pero todava hay otros factores”, dice concediendo que no va a salir y que las opciones son remotas.

“No creo que nadie pueda venderles nada a Max, Jos y Raymond [Vermeulen, el manager de Verstappen. La comprensin combinada del deporte del motor, se venda bien o no, no va a cambiar nada. Creo que es una cuestin de cmo se sienten y cul es el mejor futuro para ellos, considerando muchos factores”, dice, metiendo el dedo en la llaga de la guerra interna de Red Bull, la lucha de poder contra Christian Horner, no no disimulada, algo que podra inclinar la balanza a juicio del austriaco.

“Creo que estamos en una muy buena posicin para 2026, somos ambiciosos con los objetivos que nos fijamos para la unidad de potencia, las bateras y el combustible. Y creo que si somos capaces de producir un chasis decente, seremos una buena propuesta de valor, pero quin sabe? Para ser honesto, realmente no soy bueno vendiendo. Creo que se debe a los hechos. Exagerar algo para atraer a alguien o algo no es la forma correcta”, dice sealando que todo son castillos en el aire a cambio de un coche slido, rpido y fiable, como el Red Bull.

La ‘cornada’ de Horner

Enterado de sus palabras, el director deportivo de Red Bull Racing no quiso dejar pasar la oportunidad de poner a Wolff en su sitio. “Cundo ha dicho eso?”, se preguntaba, “Voy a pensar cuidadosamente lo que digo aqu. Mira, has hablado con Max [Verstappen] sobre esto? Porque si hablas con Max, al final no se trata slo de un papel firmado”, aclara el britnico..

Sobre Max dice que sabe que se quedar en el equipo. “Sabemos que tiene contrato hasta finales de 2028. Se trata de cmo se siente en el equipo, la relacin que tiene en el la escudera y la forma en que est actuando. Y no creo que los problemas de Toto [Wolff] sean sus pilotos, pienso que quiz tiene que pensar en su equipo en lugar de en el mercado de pilotos”, dijo en un zasca sin paliativos.

“No s cuntas veces ms tiene que decirlo, lo ha dicho muchas veces. Creo que a veces solo est pensado para hacer ruido, hoy hemos superado la cantidad de carreras que Mercedes ha ganado en la era moderna, as que el equipo est en forma”., aade sobre las declaraciones de Wolff que no le han sentado nada bien.





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *